Tél

06 52 06 63 00

E-mail

orench.anna@gmail.com

A diferencia de las dos precedentes, esta flor y yo somos viejas conocidas. Para mi alivio, Mechtild Scheffer (reputada autora floral) nos asegura que todo ser humano pasa por estados Beech, sólo que algunos lo hacen de manera transitoria y otros lo hacemos permanentemente.

Pues Fagus sylvatica nos aporta compasión y tolerancia en esas ocasiones en que, llevados por la arrogancia y la sobervia (o por nuestras inseguridades y miedos, que viene a ser lo mismo), juzgamos sin piedad a los demás.

Cierto es que vivimos en una cultura muy Beech, en que la crítica al prójimo es una habitual, legitimada y desafortunada práctica, sin embargo eso no nos excusa si estamos intentando evolucionar como individuos y sincerarnos con nuestras actitudes para descubrir qué hay detrás de ellas. Pues no se precisa haber caminado mucho en el sendero del crecimiento personal para darse uno cuenta de que el rebajar al otro es una estrategia ruin y barata para enaltecerse uno. Y que la falta de compasión para con el vecino es apenas un triste reflejo de la falta de compasión con uno mismo.

Beech no me ha revelado nada nuevo, pero me ha venido de perlas esta semana, pues acontece que fue mi cumpleaños y un par de amigos bastante cercanos fallaron en felicitarme. Aunque les hubiese disculpado de todos modos, de manera racional, por aquello de que todos tenemos despistes, y que yo misma soy un desastre para las fechas, sé que hubiese, secretamente, emitido un severo juicio al respecto. Sin embargo, esta vez sentí genuinamente que el espacio en mi corazón para estas personas no había menguado lo más mínimo , y automáticamente recordé la buena disposición que estos amigos en concreto han mostrado repetidas veces para ayudarme en mis múltiples mudanzas y trasteos, lo cual cuenta más que una felicitación de cumpleaños. Y esto, sin duda, se lo debo a Beech.

Así pues, con el alma un poco más tranquila, le agradezco al Haya su tan necesaria ayuda en personas como yo y en sociedades como esta, en que deberíamos considerar la toma de esta flor por vía intravenosa, o por lo menos, cada mañana con el zumo y las tostadas.

Próxima semana: Centaury (Centarium umbellatum)

Articles recommandés

2 commentaires

  1. […] Por ello, Aspen, desde su invisibilidad, me ha susurrado al oído lo que suelen decir los esotéricos, que “las estrellas influyen, pero no obligan”, y que si está bien confiar en las premoniciones, todavía es mejor confiar en el poder creativo de cada uno partiendo de la creencia que uno decida. Puesto que las percepciones son, a veces, tan sólo advertencias, y la última palabra la tiene uno mismo. Próxima semana: Beech (Fagus sylvatica) […]

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.